Etiquetas

, , ,

Sería un Grey estupendo....

Sería un Grey estupendo….

Vamos a por la tercera parte del debate…

Ante mi insistente y obsesiva tarea de entender el éxito de 50 Sombras de Grey….He llegado a la conclusión, de manera muy, muy, muy subjetiva, que lo que nos ocurre señoritas con el fenómeno Grey se debe fundamente a tres razones:

(i) Los cuentos infantiles con los que crecimos

Pensemos en los cuentos con los que hemos crecido…Grey es, en comparación, lo que nos ocurría con Cenicienta cuando éramos niñas. Fantástico y apuesto príncipe que nos rescataba de una vida aburrida y gris para convertirnos en la mujer de sus sueños. No es de extrañar entonces que, habiendo crecido con esas historias, mantengamos dentro de nosotras la esperanza de que eso se convierta en una realidad. Estoy convencida de que los responsables de esa relación de dependencia que mantenemos las mujeres con el romanticismo, son, precisamente,  los cuentos de princesas con los que hemos crecido. Resulta complicado hacerse adulta y descubrir que, los príncipes no existen (sí desde luego para Doña Letizia!) y que los hombres no son como nuestra madre nos explicaba antes de ir a dormir.

Vamos a por el punto numero dos….

(ii) Nuestras hormonas

A nuestra dependencia con el romanticismo hay que sumarle otro factor importante que interviene en la ecuación: el propiamente femenino mundo hormonal.

No nos engañemos, somos como una montaña rusa emocional a lo largo de los 28 días (o más) del ciclo. Podemos estar amorosas, sensibles y frágiles y a la semana siguiente exigentes, intransigentes y desagradables. ¿Amamos menos o de diferente manera? ¿Necesitamos más? Nooo!! Sencillamente nuestro regulador emocional entra en crisis y ganamos o perdemos recursos para demostrarlo según el día de mes en el que nos encontramos. Toda una vida siendo así….nos ha hecho adictas a ese vaivén emocional y a estas alturas, cuando nos encontramos ante una relación tranquila y estable….nos invade el aburrimiento. Es decir! Que nos gusta que nos den un poco de caña!

Y para acabar……

(iii) El maldito “Complejo de Electra”

Grey es impositivo, protector y controlador. Lo más parecido a un padre. Quizás todas nosotras (la mayoría?) buscamos ese referente en un amante. La protección y la seguridad de encontrarnos a salvo del mundo.

Con este panorama….no resulta sorprendente que Grey sea todo un éxito. Él lo tiene todo: Es un príncipe azul del Siglo XXI porque está forrado, su personalidad es tan bipolar que nos supone un reto seguirle el ritmo (recordad! adictas a los cambios de humor que nosotras mismas proyectamos) y además ejerce esa combinación de control y a la vez ternura sobre la mujer, pudiéndose ésta interpretarse fácilmente a una protección paternal. Un chollo vamos!

La pregunta es…..Para todas aquellas que ya habéis leído los tres libros (y las que no también podéis opinar) …..de escribirse la cuarta parte….¿Cómo sería la historia? ¿Qué tipo de Grey sería el de la cuarta entrega? ¿Cómo os imagináis que reaccionaria ella? Se abre el debate!!

Yours, April 

Si queréis conocer mi historia, la de Mario & Lucia, pinchar aquí .Publicamos cada martes un nuevo capítulo de la historia que se va escribiendo cada semana….Gracias por leernos.

Anuncios