Etiquetas

Durante algún tiempo de mi vida me gané la vida controlando la dieta de muchas personas y haciendo que perdieran, en muchos casos, más peso del que quizás les hacía falta. Era, es y probablemente será, la tendencia que se nos impone desde muchos frentes a ciertas edades LA DELGADEZ, y la tendencia se ha convertido casi en extrema, casi en obsesión para muchas chicas y chicos.

Obsesión insana que persigue y atiza con fuerza la autoestima de todas aquellas jovencitas que, muchas veces por pura constitución, no tienen una talla pequeña ni pueden conseguirla. Competir con el mercado de las modelos, las revistas, los medios o los Angeles de Victoria Secret, es sumamente complicado. 

Ahora, 10 años después y con las exigencias y el conocimiento que dan los “casi 40” en lugar de los 20 o 30, después de haber sido madre y de haber decidido no renunciar al postre, me doy cuenta de que estaba equivocada. Estaba equivocada al desear un cuerpo ausente de formas. Equivocada al creer que un pecho pequeño podía sustituir a un pecho voluminoso, y sexy!. Equivocada al pensar que sólo con una 38 los pantalones marcan un buen trasero…. 

No sé qué dirán ustedes caballeros pero yo, ahora entiendo (probablemente porque formo parte de ese colectivo de mujeres “con curvas” y es mucho más fácil ser feliz con una misma desde la aceptación) que las mujeres con formas resultan mas sensuales y sobretodo más reales. Que la vida es más divertida y más fácil cuando no hay que contar calorías (pero sí hay que cuidarse!), que se puede ser bella a pesar de las curvas y que lo importante es quererse, gustarse y confiar en una misma. Sentirse guapa para transmitir que somos guapas. Funciona!! Hagan la prueba…..

Y vosotros, qué opiniáis?

Yours, April

 

Anuncios