Etiquetas

, , , , , , , , ,

Imagen

De acuerdo! Tengo que reconocer (a petición de alguno de vosotros) que  La Mirada de April es un lugar que rebosa feminidad. Que está escrito por y para mujeres. Pero no creáis que es con el ánimo tradicional de entender a los hombres, sino con el objetivo y la voluntad de entender a otras mujeres.

Entorno hostil donde los haya, el mundo de las féminas es un universo incomprensible (por ellos aunque también por muchas de nosotras) y por más que intentemos encontrar el atajo para llegar a la esencia…creo presumir que eso es misión imposible. Por eso vosotros, los chicos, DEBÉIS leer a April. Porque escuchar a las mujeres es la manera más eficaz de entenderlas. Porque de nuestras inquietudes se derivan nuestros deseos y porque en los anhelos que manisfestamos se esconden nuestras pasiones.

Será, para vosotros, como mirar por un pequeño agujero y espiar aquellas conversaciones femeninas de “tocador” que siempre os ha suscitado la incognita.

Os habeis planteado alguna vez porque los “gays” logran conectar tanto con las mujeres??? Porque nos entienden más y logran esa relación de confianza absoluta que ningún hombre consigue (o muy pocos) ?? Porque ellos son capaces de convertirse en el compañero ideal para una tarde de shopping y confidencias?? Sencillamente es porque saben escuchar y saben entenderlas y, a pesar de ser hombres, saben empatizar con sus almas. Es sencillamente una cuestión de sensibilidad! Un hombre que no resulta una amenza (sexual?) nos abre esa puerta a la comprensión, nos ofrece la posibilidad de vaciar almas sin ser juzgadas y nos empuja por lo tanto a la máxima sinceridad sin prejuicios.

Esta claro! La frase escuchada de manera común de “!! es que no me entiendes!! ” a lo largo de múltiples años, en las diversas culturas, épocas, estratos sociales  y tipos de mujer, no debe ser casualidad.  Para entendernos hay que escucharnos y …que mejor manera que mirarnos sin ser vistos.

Es evidente y toda una realidad que genéticamente somos diferentes y físicamente también. Pero nuestras verdaderas diferencias residen en el alma. En cómo entendemos la vida y sobretodo, en cómo la sentimos. Os invito a “cotillear” en nuestro universo y os prometo que, si me leeís, si leeís entre líneas todo aquello que April cuenta, os enseñaré a entendernos un poquito más. Os enseñaré a saber buscar esa tecla (os aseguro que todas tenemos una) que consigue desarmarnos y llegar a nuestro “yo” más profundo y vulnerable. Ready?

Yours, April

Anuncios